Guillermo Vela Román impulsor de la lucha cívica en Yucatán

Guillermo Vela Román destaca por la congruencia que él mantiene entre sus palabras y sus hechos, un atributo que pocos pueden presumir y que lo hace sobresalir en su condición de cristiano, ciudadano, empresario, esposo y padre de familia.

Lo anterior fue expresado en un homenaje que le hizo un sector de la sociedad yucateca en la Universidad Marista.

En ese acto, realizado en un auditorio lleno, también se expuso que las luchas que él dirigió en los campos de lo social y lo político estaban enfocadas a mejorar la condición de vida de la población marginada. Sus batallas por lograr la transición democrática tenían como fin último a ese sector sufriente y olvidado.

No es coincidencia que su primera tarea social en Yucatán fuera en una comunidad rural del municipio de Cuzamá, donde la gente todavía recuerda los proyectos productivos y otras actividades más que Vela Román emprendió en ese lugar para romper el asistencialismo que mantiene a familias en la pobreza y en la vergonzante condición de receptores de limosnas oficiales.

En esa prolongada reunión abundaron los aplausos largos –parte de ellos con el público de pie– y las muestras de afecto y agradecimiento hacia “Memo”. Pero también hubo ovación para su esposa, Patricia Monforte Méndez, la cual apoyó a su cónyuge en las contiendas cívicas y fue participante y organizadora activa en todas ellas.
Reto de la sociedad actual

Una reflexión final en ese acto fue el desafío a la sociedad actual de tener el mismo valor de Guillermo Vela para enfrentar a quienes impiden la transformación democrática de Yucatán y el país en general y con ello mantienen el subdesarrollo que tanto sufrimiento causa a una gran porción de la población.

El homenajeado llegó en silla de ruedas. Un infarto cerebral le dificulta el movimiento y el habla. No es el único mal físico que le afecta, también requirió intervenciones especializadas por problemas cardiovasculares.

Después de los primeros aplausos de pie para recibirlo, se proyectó una semblanza sobre parte de las muchas tareas que Vela Román realizó en su afán de hacer de Yucatán una mejor región para vivir. La proyección incluyó testimonios de empresarios, políticos, amas de casa, profesionales, académicos, familiares, colaboradores, amigos y otras personas más que conocen a “Memo” o trabajaron con él en sus proyectos ciudadanos, educativos y empresariales.

El profesor Vela Román es originario de Jalisco, llegó a la Península enviado por la Congregación Hermanos Maristas, a la cual él perteneció. Se hizo yucateco, se estableció aquí, en esta tierra formó una familia y creó una empresa que tiene proyección nacional.

Uno de los oradores fue el religioso marista Manuel Franco Jáuregui “Chiquilín”, quien durante seis años vivió en Mérida y en ese tiempo colaboró con Vela Román. El visitante obsequió a la familia Vela Monforte dos cirios, una imagen de la Virgen María y una cruz decorada por un pintor de la región tarahumara, donde actualmente trabaja.

También hubo palabras del investigador y politólogo Sergio Aguayo Quezada, quien no pudo viajar para estar presente pero mandó un video donde dirige felicitaciones al homenajeado, con el cual compartió luchas por la democracia en el país.
El sentido del deber

La bienvenida a la ceremonia estuvo a cargo del director de la Universidad Marista, Miguel Baquedano Pérez, quien dijo que es “un privilegio” que esa casa de estudios fuera sede del homenaje a Guillermo Vela. También hablaron Patricia Monforte y dos de los cuatro hijos de la pareja: Gerardo y Guillermo Vela Monforte, este último envió sus palabras en un video pues está estudiando en el extranjero.

Gerardo Vela dijo que a su padre siempre lo ha impulsado el sentido del deber, la necesidad de hacer correcto y la necesidad de lograr un México mejor para todos.

El homenaje fue conducido por Patricia McCarthy Caballero, otra gran protagonista en las luchas del Frente Cívico Familiar.

Ella explicó que ese reconocimiento fue para agradecer a Vela Román sus años de trabajo en bien de los demás y la motivación que dio a distintos segmentos de la sociedad que luchan por tener gobiernos que cumplan su función de combatir la desigualdad que afecta a la población.

El homenaje concluyo con la canción religiosa “Santa María del Camino”, entonada con la guitarra de la señora Monforte Méndez.

Guillermo Vela, quien proviene de una familia numerosa –tiene nueve hermanos-, guiaba sus actos basado en ideales y convicciones. Una de estas es una frase del líder británico Winston Churchil, y fue reiteradamente mencionada en ese homenaje: Nunca, nunca, nunca, te des por vencido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s